Seleccionar página

Hábitos tóxicos en el manejo de instagram (y otras verdades)

por | Oct 14, 2021

Este experimento está creado para que descubras todos los hábitos tóxicos detrás de la administración de tu instagram.

No importa si estás empezando o si ya llevas algún tiempo cultivando tu comunidad: todas hemos sufrido de esto y vamos a hablar con la verdad.

“Durante 3 años Facebook ha venido analizando el impacto de Instagram en la salud mental de sus usuarios y han podido medir el efecto “tóxico” de la red en esa población.

Se documentaron casos de personas con desórdenes alimenticios, ansiedad, depresión, entre otros”.

Fuente: Wall Street Journal

De acuerdo a James Clear, los hábitos que definen nuestra vida son las pequeñas acciones que repetimos todos los días de manera casi automática. 

A pesar de parecer pequeños e insignificantes, la suma de muchos pequeños logros impacta de manera definitiva en el mediano y largo plazo.

¿Te has preguntado cuáles son tus hábitos digitales? 

¿Y cuáles son tus hábitos en el manejo de instagram?

Solemos creer que pasar horas en la aplicación, revisar constantemente los mensajes, tener presencia activa y trabajar sin control en la creación de contenido, son el conjuntito de estrategias perfectas y más efectivas.

El problema es que el precio que pagamos por esto es demasiado elevado para los resultados que conseguimos ¿cierto?.

Yo misma empecé así en el 2019.

Creyendo que esta identidad de la emprendedora con la taza de café, en un escritorio Pinterest, que se despierta a crear contenido y recibe retroalimentación positiva, es el ideal al que todas debemos aspirar.

Eso es FALSO.

Muchas alumnas y colegas, me dicen que instagram les drena la energía, el tiempo y que no saben cómo organizarse. 

Investigando sobre el tema, he ido descubriendo que se debe a los hábitos tóxicos en el uso de instagram, y a las expectativas cuando mostramos nuestro trabajo ahí.

Un hábito tóxico a nivel digital es la necesidad constante de entrar a la aplicación.

Esto se debe porque cada nuevo “me gusta” o comentario, dispara un pequeño chorro de dopamina, que nos hace sentir valoradas por la tribu.

De repente sufrimos de una adición a la aprobación en desconocidos.

Las mujeres reales que emprenden en condiciones reales, no siempre cuentan con conocimientos o presupuesto para hacer anuncios en Facebook, y eso no tiene por qué ser un pecado.

El pecado sería, no decirte que gran parte de tu contenido se queda sin vistas, NO porque no tengas creatividad o no seas valiosa profesionalmente, sino porque la aplicación está creada para llevarte a invertir para dar “más visibilidad” a tu contenido.

¿Acaso no es así como te proponen invertir?, “llega a más personas”…

Poco a poco, profesionales y apasionadas como tú, se van convirtiendo en esclavas de instagram. 

Una esclava de instagram es una mujer que constantemente espera interacciones, que mide el valor de su trabajo por “me gusta” o por el número de seguidores o interacciones. 

Una mujer que toma decisiones emocionales sobre su contenido, como por ejemplo, archivar o eliminar publicaciones, porque no llegaron al número deseado de interacciones.

“Las mujeres nos dicen que no les gusta la cantidad de tiempo que pasan en la app (instagram), pero sienten que tienen que aparecer ahí”

Fuente: Diario El mundo, España, sobre el estudio de Facebook sobre Instagram

Lo grave aquí, es que muchas mujeres no tienen consciencia de que NO son ellas las del problema y que su contenido sí tiene valor, porque su mensaje y su creatividad y autenticidad son maravillosas.

El problema es que están lidiando una batalla injusta, para la que no están armadas, porque la mayoría de información sobre instagram, viene de idealizar las cuentas de emprendedoras, artistas, empresarias o mentoras con las que se comparan.

Esta es una práctica muy común, pensar que porque alguien que admiramos sale brincando en un reel o publica carruseles sobre un tema, y recibe respuesta, nos va a pasar lo mismo a nosotras.

Instagram está lleno de trabas y de ecuaciones, que no son visibles para las emprendedoras de a pie, pero eso no significa que no podamos usarla a nuestro favor.

El primer paso para un uso más productivo es construir nuevos hábitos, que SI te ayuden a llegar a la persona que quiere comprar tus servicios (así sea 1 al mes), es reconocer todas las ideas tóxicas sobre el uso de instagram.

Y de eso se trata el experimento #4. De hacer una lista de “mandamientos sobre instagram”

Ejemplos:

“Debo publicar contenidos todos los días”

“Debo aparecer constantemente en las historias”

“Debo publicar a las horas de mayor actividad”

“Debo hacer transmisiones en vivo” 

Este ejercicio es la pieza fundamental con la que vamos a trabajar este sábado 16 de octubre, en el taller gratuito “De intoxigram a instagram”. 

Ya puedes registrarte.

Recuerda: la revolución ha comenzado. 

Vamos a trabajar juntas por un uso más productivo de instagram, que no signifique trabajarle MÁS de la cuenta, sino hacerlo rendir MÁS.

Si te gustó este artículo o quieres compartir con nosotros tus reflexiones, puedes suscribirte a mis correos o unirte a mi comunidad privada en telegram

Escrito por: Academia de Mentoras

Academia de Mentoras
.
Academia de Mentoras © 2021 Dica Velásquez

© 2021 Academia de Mentoras - Política de Privacidad